Holtrop S.L.P. blog
Share:

Desde el año 2013, ya ha pasado media década con poco desarrollo renovable. Si los motivos han sido "falta de rentabilidad" y “riesgo regulatorio”, superadas hoy dichas barreras, nuestro medio ambiente no puede esperar más. Y aunque somos muy optimistas, observamos que actualmente el gran cuello de botella se encuentra en la financiación, en la llamada “bancabilidad” de los proyectos. Hoy en día los proyectos pueden ser muy rentables, pero, a largo plazo, el capital necesita más "garantías de estabilidad económica" para financiar. La oferta de soluciones financieras es una de las asignaturas pendientes y, teniendo en cuenta los ambiciosos objetivos europeos de 2020 y 2030, no es baladí. 

 

 

 

Si bien los acuerdos PPA (Power Purchase Agreement) con entrega física – contratos bilaterales de compraventa de energía – son una buena opción para garantizar un horizonte de ingresos estable que permita financiar, dar “bancabilidad” a un proyecto, también existen soluciones financieras - que hay quien también llama Virtual PPA -, que permiten actuar sobre las oscilaciones de precio. 

 

Dentro de este conjunto de soluciones financieras, destaca la que ofrece el OMIP - Pólo Português, S.G.M.R.A., S.A. – y que aplica en toda la península ibérica. Este organismo oficial gestiona un mercado de contratos de futuros sobre electricidad (Base, Pico, Solar, Forward, Swap) que pueden adaptarse a las necesidades de las empresas que operan en el mercado de la electricidad. En este mercado de futuros gestionado por OMIP, destacamos que desde el pasado 8 de enero, se extiende la curva de los contratos sobre la electricidad al Año+6 y Año+7, suponiendo la posibilidad de negociar en 2019, por ejemplo, un contrato anual con vencimiento en 2026, y pudiendo aplicar para las zonas portuguesa, española, francesa y alemana. 

 

Esta novedad es una respuesta al interés creciente expresado por los agentes, y permitirá combinar la realidad de las necesidades de financiación de proyectos de energías renovables, que implican compromisos en períodos cada vez más largos (como refleja el creciente mercado de PPAs), y el gran volumen de licencias renovables asignadas, especialmente en Portugal y España. El lanzamiento de contratos a 7 años y la publicación de los respectivos precios de cierre permite a los agentes disponer de herramientas adicionales para el desarrollo de sus planes en el mercado de energía eléctrica.

 

Con todo ello, hacemos una lectura positiva de la novedad y quedamos a la expectativa de ver cómo los agentes aprovechan la existencia de este mercado. Confiamos asimismo en que OMIP continuará trabajando en más alternativas financieras para facilitar la financiación de proyectos de energía renovable y que ello se vea reflejado en el mercado.